Reseteando la psicoterapia tradicional

La psicoterapia no da más de sí. A pesar de todos los avances de las últimas décadas, a pesar de que ahora existen cada vez más terapias basadas en la evidencia, que sabemos que funcionan, estamos poco a poco olvidando el objetivo para el que fue creada la psicoterapia: reducir la incidencia y el impacto de la enfermedad mental. El modelo tradicional de terapia personalizada solo puede llegar a una mínima parte de las personas que pueden requerir atención en salud mental. Un porcentaje muy muy pequeño de todos aquellos que lo necesitan son los que actualmente acceden a las terapias personalizadas, de modo que estas terapias personalizadas no nos sirven, no están cumpliendo su objetivo porque no reducen la incidencia ni el impacto de la enfermedad mental. Esto es, más o menos, lo que nos dicen Alan Kazdin, Ex Presidente de la American Psychological Association, y la psicóloga Stacey Blase, ambos investigadores en la Universidad de Yale, en este imprescindible artículo publicado en la revista Psychological Science

Kazdin y Blase proponen para superar el problema nada menos que resetear la psicología aplicada y muy especialmente la psicoterapia. Como cuando un ordenador se atasca y sabemos que lo único que podemos hacer es un reset: apagar y empezar de cero. Punto. Apaguemos y empecemos de cero.

Entre los datos que nos presentan en apoyo de su propuesta yo destacaría el siguiente. Solo en Estados Unidos hay ya 75 millones de personas al año que cumplen alguno de los criterios para requerir ayuda psicológica. No hablamos únicamente de enfermedades mentales graves, por supuesto. Incluyen también en esas cifras muchos problemas a los que los profesionales de la salud mental dicen querer dar respuesta. A modo de ejemplo, pensemos en el tabaquismo. No suele ser considerado como enfermedad mental grave y sin embargo es un problema de conducta que se asocia a riesgos graves de salud, que debería ser abordado, por tanto, en los centros de salud mental (a veces lo es) y para el que sí existen terapias basadas en la evidencia que pueden ser además aplicadas de forma barata y masiva, pues pueden aplicarse online. Y además estas terapias tienen un porcentaje de éxito del 20% al año del tratamiento, lo que supone un grado de eficacia similar al que tienen los parches de nicotina o las mejores terapias de grupo a los seis meses, siendo además un tipo de tratamiento accesible a muchísima más gente (p. ej., Muñoz y cols., 2009). Sin embargo el hecho de que estas terapias no se apliquen en persona causa el rechazo de muchos clínicos, pues este aspecto se opone frontalmente a los principios de la psicoterapia tradicional.

Pero si pudiéramos llegar a toda la gente que no tiene enfermedades graves a través de procedimientos alternativos a la terapia personal, como pueden ser las diversas formas de terapia online y en movilidad, dejaríamos mucho tiempo a los profesionales de la salud mental para poder dedicar más tiempo a aquellos casos en los que la interacción cara a cara sea realmente necesaria.

Kazdin y Blase proponen muchas posibles alternativas a la terapia tradicional que merece la pena leer porque pueden darnos muchas ideas que podríamos poner en práctica en nuestra realidad y contexto social. A mí me ha interesado detenerme especialmente en las propuestas que hacen de utilizar la red y las nuevas tecnologías para poder realizar diagnósticos y aplicar tratamientos psicológicos, pero aunque yo me centre en éstas, no todas las propuestas que hacen los autores pasan por el uso de la red; algunas son más tradicionales y también creo que son altamente interesantes.

Algunas de las distintas opciones que nos ofrece la terapia online las comentamos ya en este blog cuando hablamos de las posibles aplicaciones de los smartphones y las gafas de Google en psicología. A modo de ejemplo, podríamos hacer diagnósticos y evaluaciones e investigación en tiempo y contextos reales, así como ofrecer consejo y ayuda en el momento preciso, incluso antes de que surja el problema, si tenemos la aplicación adecuada que es capaz de enviar los datos de situación y contexto según van ocurriendo y es capaz de predecir lo que ocurrirá a continuación con relativa probabilidad de éxito. También en el libro que hemos publicado Miguel Ángel Vadillo y yo sobre la psicología de las nuevas tecnologías elaboramos en detalle estos y otros aspectos que podrían resultar de interés.

Además de los smartphones y las gafas de Google, no resulta difícil pensar en aplicaciones de realidad virtual, y de realidad aumentada, para ser aplicados tanto en la consulta del terapeuta como, quizá también, en casa del paciente, a través de Internet, a través de las gafas (nótese que dentro de poco tiempo podríamos quizá estar hablando también de lentillas, implantes auditivos, o sensores externos a través de la piel, o de la ropa). Eso sí, habrá que tener cuidado con las distracciones, puesto que si a día de hoy está comprobado que los móviles causan accidentes de tráfico, no quiero ni pensar los desastres que pueden acabar causando estas tecnologías si las usamos por calle y dejamos de mirar por dónde andamos.

Y de estar hablando de terapias de realidad aumentada a través de lentillas o de google o de implantes auditivos, a empezar a hablar de algo que se nos ha criticado tanto en nuestro libro de Psicología de las Nuevas Tecnologías, como es el terapeuta robótico (o el asistente robótico del terapeuta, si se prefiere), tampoco hay tanto salto. No deberíamos llevarnos las manos a la cabeza. Tampoco aceptarlo sin más. Pero sí deberíamos debatirlo despacio y de manera crítica y razonada, en el contexto en que está escrito, y con los argumentos, limitaciones y matizaciones que requiere un tema tan complejo como puede ser el buscar soluciones reales para lograr que toda la humanidad pueda tener acceso a la salud mental. A día de hoy esto último parece una utopía, y sin embargo un simple reset podría cambiar mucho las cosas.

Más información:

–  El presente artículo, junto con el que publiqué el otro día sobre los smartphones y las gafas de Google, está basado en la conferencia que impartí el 7 de junio en las Jornadas de la Red de Salud Mental de Bizkaia (Osakidetza).

–  Si te ha gustado esta entrada probablemente te gustará también nuestro libro“Psicología de las Nuevas Tecnologías”.

@HelenaMatute

Anuncios

2 thoughts on “Reseteando la psicoterapia tradicional

Los comentarios están cerrados.